“We live in Public” La apasionante vida de Josh Harris

“We live in Public” es un documental creado por Ondi Timoner, que relata la vida de Josh Harris un visionario del mundo de internet y todas las tecnologías que rodean el mundo de la privacidad en relación con la red.
Ondi Timoner es una directora, productora y editora de cine, nacida en Miami en 1972, y que se graduó Cum Laude por la universidad de Yale. En 2004 ganó el premio del Festival de Sundance por su documental DIG! Aunque el verdadero éxito le llegó cuando realizó el documental “We live in Public”, con el que recibió el reconocimiento de la crítica y del público. Todas las obras de Timoner intenta mostrar con su cámara una visión del mundo que la mayoría de la gente no es capaz de percibir por sí misma. Y eso, es lo que intenta plasmar en este documental sobre Josh Harris, una visión hasta ahora desconocida que quiere ir más allá de la del polémico personaje.
Josh Harris nació en 1960, y pasó toda su infancia en California, donde creció y maduró como persona. Pero es en 1984, dentro de la emergente fiebre por internet que rodeaba la ciudad de Nueva York, en la que encontramos el contexto en el cual Josh va destacar y por el que se va a convertir en el peculiar personaje que llegó a ser. Comenzó con una humilde empresa llamada “Jupiter Comunications” en la que se inició en la llamada generación de jóvenes “punto com”. Eran un grupo de jóvenes los cuales fueron los pioneros en el mundo de internet. En dicha empresa consiguió combinar en internet la radio, el texto, y el video, dando lugar una infinitud de posibilidades a través de la red, y dejando descatalogada un medio tan instaurado en la sociedad como la televisión. A partir de aquí todo este grupo de jóvenes, se iniciaron en un mundo en el que tenían dinero, fama, prestigio y posibilidad de acceder a un carrusel de fiestas con modelos, drogas, y todo tipo de lujos más propios de las estrellas de rock que de los propios informáticos.
Y este éxito fue el que le llevó a montar su siguiente empresa, “Pseudo.Com”. En el que consiguió reclutar una enorme flota de mentes transgresoras con las que ofrecer a la sociedad una serie de canales a través de internet con programas especializados que trataban de temas tan diversos como la música, el cine, el arte, la cultura y el ocio. Y es aquí donde comienza la leyenda de Josh Harris, sobre todo cuando empieza a surgir la figura de “Luuvy”, un payaso del cual se disfrazaba Josh, basado en que se crió en base a los personajes que había tomado como su propia familia a través de la televisión. Y este payaso aparece cada vez con más frecuencia a la vez que va disminuyendo su implicación en el área informática, del tal forma que deja la compañía y se embarca en su siguiente proyecto, “We live in Public”.
“We live in Public” se basa en la idea del personaje de George Orwell, “Big Brother”, y que guarda cierta similitud con el programa “La isla de Gillighan”, una de las bases más importantes en la educación televisiva que había tenido Josh. Es un proyecto en el que 100 voluntarios viven juntos bajo tierra en la ciudad de Nueva York, con un cubículo cada uno con una cámara grabándoles las 24 horas del día y una televisión en la que en cada canal pueden ver a cada una de las personas con las que comparten forma de vida. Este experimento comienza con buen pié pero empieza a complicarse cuando las conductas de los individuos cada vez son más agresivas y menos racionales. Tal es la locura grupal, que cada vez son más las semejanzas con una secta, por lo que la policía decide actuar y acabar con la idea de Harris.
A partir de esto, se embarca en otra aventura con un perfil parecido a la anterior, pero esta vez con su novia Tania. En dicho proyecto decide grabarse las 24 horas del día pero en su casa, tanto a él cómo a su novia. Y al igual que en el anterior proyecto, comienza con buen pié pero poco a poco se vuelve en su contra hasta llegar el punto de que rompe su pareja, y tiene que cortar el programa, ya que como el mismo dijo, -“Si no acabo con el programa, el programa acabará conmigo”. A partir de este momento todas las ganancias, empresas, u acciones de Josh Harris se van a pique, haciendo que tome la decisión de irse a una granja a cultivar manzanas. Pero debido a la gran presión que ejercen sus acreedores sobre él, decide irse a África y comenzar una vida tranquila y sin ataduras. Pero su propia hermana en el documental nos dice que una mente tan despierta no puede estar parada, y es por ello que en la actualidad está trabajando en un proyecto de ocio en África.
Tanto al principio como al final del video podemos ver la despedida de Josh a su madre justo antes de morir a través de una cámara, y aunque para su familia y para el resto del mundo sea una forma muy mala de mandar un mensaje de tal importancia, y transcendencia como es el último adiós a tu propio madre. Pienso que para Harris es una forma tan buena como hacerlo en persona, ya que su opinión al respecto es que ese tipo de comunicación se acabará imponiendo y reemplazando a la comunicación interpersonal, por lo que no lo hace a modo de ofensa, si no porque el opina que ésa es la mejor forma, tan sólo es fiel a sus propios principios.

 

Sergio García García   DNI 70888320c

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s